Risas aseguradas con este perrito que no tiene afinada la puntería